IPJJ - Interagency Panel on Juvenile Justice

Justicia Juvenil

Justicia juvenil


El término "justicia juvenil" se refiere a la legislación, normas y estándares, procedimientos, mecanismos y disposiciones, instituciones y entidades que intervienen o se aplican de manera específica a los menores que han cometido un delito.

Según la Convención sobre los Derechos del Niño, "los Estados Partes reconocen el derecho de todo niño de quien se alegue que ha infringido las leyes penales o a quien se acuse o declare culpable de haber infringido esas leyes a ser tratado de manera acorde con el fomento de su sentido de la dignidad y el valor" (Artículo 40.1). Varios instrumentos internacionales y regionales existen, representando las buenas prácticas de un sistema de justicia juvenil humano, justo, eficiente y efectivo.

Principios fundamentales del sistema de justicia juvenil


Los niños necesitan un trato humano: la Convención sobre los Derechos del Niño prohíbe claramente la tortura, la pena capital y la cadena perpetua sin posibilidad de excarcelación a todas las personas menores de 18 años, si bien limita el uso de la privación de la libertad como una medida de último recurso, cuando todas las otras alternativas de solución no parecen posibles ni adecuadas. En los casos requeridos, solo se podrá aplicar por el periodo más corto posible.

El sistema debe estar centrado en el niño, i.e. reconocer que este es un sujeto de derechos y libertades fundamentales y asegurar que todas las acciones concernientes al niño están guiadas por sus mejores intereses.

Un sistema de justicia juvenil debe tener como meta alentar la especialización de la práctica de la justicia para el niño y el desarrollo de un sistema de justicia penal que los trate de acuerdo con su edad y nivel de madurez. No se trata de crear un solo sistema de justicia juvenil, sino sistemas múltiples e interconectados.

Hacia una justicia adapta a los niños


El término "justicia adaptada a los niños" se refiere a los sistemas de justicia que garanticen el respeto de los derechos de todos los niños, tienen debidamente en cuenta el nivel de madurez del niño, y se centran en las necesidades y los derechos del niño.

Para cubrir todas las situaciones en que un niño está en contacto con el sistema de justicia, un enfoque llamado "Justicia para niños" ha sido desarrollado. El objetivo de la justicia para niños es garantizar que los niños, que se definen como toda persona menor de dieciocho años, están mejor atendidos y protegidos por los sistemas de justicia, ya sea en contacto con el sistema de justicia como víctimas, testigos o autores de delitos.

Tres rubros de trabajo


La prevención para asegurar que los niños y niñas no entren en conflicto con la ley en primer término y que, por lo tanto, no entren en contacto con el sistema formal de justicia penal.

La remisión & justicia reparadora para asegurar que en todas las posibles instancias, las niñas y los niños estén separados del sistema de justicia formal y que más bien sean atendidos por procesos restaurativos basados en la comunidad, los que inciden en las causas de su comportamiento e identifican estrategias efectivas para prevenir que vuelvan a reincidir.

La protección de los niños que ya están en conflicto con la ley para que no se cometan violaciones a sus derechos humanos y se centren en su desarrollo para desalentarlos a que reincidan y más bien promover su rehabilitación y facilitar su reintegración a la sociedad.